19/10/2011: The Moving~

9:12:00 PM

Si hay una palabra en mi vocabulario con la que me gusta describirme, esa definitivamente es: Nómada.

El mudarme a México ha sido toda una experiencia enriquecedora, he conocido gente buena y visto lugares maravillosos [x] y para mi desgracia la lista nunca disminuye ya sea que esta corresponda al país (México) o fuera de este.

Cada que me preguntan que hago acá la respuesta siempre es la misma y varía entre: Vine a visitar familia. Solo pasaba de vacaciones. Fue mi regalo de fin de bachillerato (preparatoria). Vine a estudiar la carrera acá. Y si estas son en sí el resumen, desde hace tiempo quiero compartir la historia completa.



Mi travesía oficialmente se emprendió el 19 de Octubre de 2011, fecha que hasta ahora considero la más importante de mi vida; pero en realidad inició mucho, mucho antes.

La idea ya había rondado la mente de mi mamá desde inicios de ese año gracias a que poseo parientes en el país y se veía factible establecer la movilidad. En ese entonces todavía no entraba en vigencia el acuerdo de movilidad de la Alianza del Pacífico (La cual permite desde el 9 de Noviembre de 2012 a Colombianos viajar sin visa a México), tramitar el papeleo definitivamente no es grato de recordar, [luego comentaré al respecto] y conseguir los recursos tampoco fue algo que consideremos fácil. Pero una mañana de miércoles estaba lista con documentación, ropa y dos maletas haciendo fila en la aduana del aeropuerto Rafael Nuñez.

Mucha gente no se enteró en que momento se hizo todo el procedimiento dado a que soy muy reservada en esos temas; muchos de mis amigos cercanos llegaron a enterarse solo con una semana de anticipación al viaje y para los que no eran cercanos simplemente desaparecí del radar.

Mi período académico finalizaba entre el 30 y el 31 de Octubre usualmente por lo que tuve que adelantar exámenes y carga académica para poder contar con el tiempo de preparar mis documentos de estudio; así es, a pesar de que a muchos no les comparto este aspecto del viaje yo tenía en mi posesión todo documento necesario para validar mis estudios en México desde el primer momento que puse pié en ese aeropuerto.

Si bien el saber si iba a regresar o no en ese momento no podía definirse ni predecirse una parte de mi sentía que el regreso no sería pronto, mi graduación puede definirse como una de "ventanilla": Ir a la escuela por mis documentos, autenticarlos, apostillarlos, hacer envios...

El cambio ha sido más beneficioso que cualquier otro escenario posible y mi tiempo en el país ha sido sumamente liberador y he aprendido mucho de la vida y el sentido de independencia; lo cual sigue siendo lo que más valor le ha agregado a toda esta experiencia.

Pienso hacer una serie de post con respecto al tema, sin embargo esto es todo por esta entrada, si poseen algún tipo de pregunta no olviden externarla.

Nos leemos,
Dan.

You Might Also Like

0 comments

Handmade & Products