Origen del Lolita By Faith Shinri

5:04:00 PM





La Segunda Guerra Mundial puede haber terminado, y cualquier rasgo dictatorial [en Japón] puede haber sido borrado del gobierno durante la ocupación estadounidense, pero estos eventos no necesariamente indican el término de la influencia de la guerra en Japón. Si uno mira con cuidado en la cultura marginal, es posible encontrar rondando por allí a bandas con el uniforme militar [imperial] completo, enarbolando la bandera del sol naciente. En lugares con Yasakuni Shrine, entre los árboles de cerezo se sigue rindiendo honores cada año a los pilotos kamikaze por su sacrificio. Así, una de las formas en que la influencia de guerra sigue manifestándose, además del impacto de la derrota, es el sentimiento de tristeza y honor por quienes se sacrificaron. Pero no obstante esta diferencia, una cosa es cierta: la guerra sigue jugando un papel importante en el imaginario japonés [y por consecuente en su personalidad] la cual se manifiesta de múltiples formas en la vida diaria. 


Con tantos recordatorios materiales de la presencia de la guerra, es fácil dar un vistazo a los remanentes idealistas y sociológicos de la mentalidad de guerra, que sigue definiendo a la cultura y a los individuos en Japón. La ideología que llevó a los japoneses hacia la mentalidad de guerra fundamentada en el culto al emperador, y hacia el sacrificio representado por los kamikazes, no están ya presentes [al menos de manera explícita] en la sociedad. No obstante, los japoneses siguen siendo susceptibles a los mismos métodos de movilización usados en la guerra en un nuevo, menos amenazante y mucho más modernizado contexto. 

Ahora que la guerra no está en el contexto de lo físico, pero sí en el ámbito de lo mental esta lucha se orienta contra la cultura japonesa en sí misma por una joven generación de mujeres japonesas. Estas jóvenes, llamadas gothic lolitas, son tan peligrosas como ridículas cuando se les compara con los kamikazes de mediados del siglo veinte. De hecho, un primer acercamiento a lo que es el lolita, lo ubicaría como una simple subcultura de consumo al margen de la cultura principal. 





Las Gothic Lolitas son definidas principalmente por su ropa y accesorios, encajando perfectamente en la cultura japonesa adolescente. Sin embargo, una mirada más cercana a la ideología detrás del gothic lolita, revela marcadas similitudes entre la ideología promovida ahora por las jóvenes, y aquella que fue impulsada para reunir el apoyo popular al emperador y a la guerra al comienzo del período Meiji en la Segunda Guerra Mundial. El objetivo de esta movilización, en una sección de la industria de la moda y el entretenimiento, promovida por las jóvenes se dio en forma de una “guerra santa”. [Ante esta afirmación] voy a comparar ambos movimientos y mostrar cuan extremadamente similares son.

Pero esto no quiere decir que los dos movimientos sean paralelos. Hay muchas diferencias entre la ideología que imperaba durante la guerra y la que ahora está siendo promovida para oscurecer la conexión original entre ambas. La diferencia principal radica en el hecho de que los soldados fueron movilizados para luchar contra extranjeros, y contra el consumismo resultante de la invasión extranjera. Ahora, las jóvenes se movilizan bajo el consumismo occidental para oponerse a ciertos aspectos de la cultura japonesa. El asunto de que si ellas lo hacen o no de manera consciente no está aún claro, tampoco lo está el cuantas de estas jóvenes que visten como gothic lolitas se percatan de esta ideología implícita. Sin embargo, por el simple hecho de vestirse como lo hacen, ellas se desligan de la uniformidad cultural japonesa, y ello es importante en sí mismo. 



Fundamentalmente, parece como si el estilo gothic lolita fuese una respuesta contra las presiones que las mujeres japonesas han venido sintiendo para convertirse en los ejes culturales y sociales de la sociedad japonesa desde el período Meiji. Su rol principal ha sido el de actuar como buenas madres y esposas, cargando sobre sus hombros mucha de la carga de criar a sus niños de manera correcta para conformarse con los estándares sociales. Esto implica además el cuidar y atender a sus esposos, y consecuentemente se mantienen en un estado de total dependencia, o amae, sin tener relación con ninguna otra persona que no sean sus amigas con quienes comparten estas relaciones de dependencia. Las gothic lolita mantienen esta misma relación “amae” condicionada por el sexo, pero apropiándose de la imagen de las muñecas infantiles como un medio de protestar contra el “crecer” y tener que asumir los roles tradicionales de las mujeres japonesas. Sin embargo, al afirmar su oposición a través de la ropa gothic lolita, quienes se adhieren al estilo simplemente están perpetuando la jerarquía japonesa y el orden social contra el cual dicen oponerse. De hecho, la eficacia real del gothic lolita para incidir en un cambio social es muy débil. 




El Gothic Lolita- Gothic, Lolita y su apropiación japonesa

Al principio comenzó a popularizarse principalmente entre los fans del rock japonés, específicamente una variante muy influenciada por el estilo “glam” británico de rock visual el cual en Japón se llamó específicamente vis kei, [estos fans] eran del tipo de adolescentes que visitan Harajuku los domingos. El gothic lolita se ha ido difundiendo a través de la sociedad japonesa y paulatinamente ha ganando el reconocimiento como una nueva tendencia entre las adolescentes. El programa de variedades Hanamaru Café presenta un programa especial acerca del Gothic Lolita, que incluye entrevistas con los diseñadores de la ropa, los modelos, y los adherentes al estilo. Ya que el programa es presentado por mujeres que parecen tener una edad entre 25 y 30 con ropa modesta, puede evaluarse la forma en que el Gothic Lolita está influyendo en la cultura popular. Como mujeres adultas “crecidas”, en comparación con las adolescentes de la “contracultura”, estas presentadoras dan credibilidad a la moda a través de su alienación con sus orígenes, sin promoverla realmente. De hecho, tratan al estilo, en medio de mucho “chacoteo” y bromas y ríen muy divertidas. Describiéndolo siempre como "kawaii," o "lindo" en japonés, ubicándolo como parte de la cultura del shoujo. 



En cuanto al gohtic lolita, hay realmente dos estilos distintos, los cuales se dividen a su vez en otras variantes. Uno se inclina más hacia el gótico, la edad media, o lo vampírico, mientras que el otro, el estilo del lolita, resulta más infantil, con la “inocencia de una muñeca”. En la Gothic & Lolita Bible, una revista trimestral dedicado totalmente al estilo y la cultura del gothic lolita, los escritores establecen la distinción entre los dos con ejemplos opuestos de un día típico en las vidas de ambos (1). Dos modelos, un gótico y un lolita, actúan fuera de las actividades que un adherente típico puede seguir. Dentro de estos horarios, un "gótico" llega a ser asociado con la noche, colores oscuros vinculados a la nobleza medieval, y una estética “casi gitana” basada en el misticismo de las tarjetas del tarot, mientras que el lolita se asocia a las reuniones de té, a las lecciones de la música, a los colores en tonos pastel, y a otras cosas evocadoras de una cultura aristocrática europea más moderna. Sin embargo, se espera que ambos dirijan sus esfuerzos hacia la belleza, como es sugerido por la forma altamente refinada de japonés que muchas lolitas adoptan. Así, de inicio, la imagen del gothic lolita se separa en dos vertientes complementarias de actitudes e indumentaria. 




Sin embargo, la diferencia más notable e importante entre el "gótico" y el "lolita" radica en su ropa, y no en sus formas de vida. A lo largo del día, aunque los modelos están posando en diversas actividades, el énfasis se pone en lo que están usando. Así, mientras transcurre el día, ellas cambian de ropa para ajustarse a la actividad en la cual están participando, y las marcas de las ropas y sus precios se indican en la esquina de cada fotografía. Los estilos también se separan en categorías de luminoso y de oscuro, y tanto el énfasis que queda bastante claro que, más bien que promover actividades y/o actitudes, las actividades están promoviendo la ropa. La cultura gothic lolita es, en última instancia, una cultura de consumismo orientada por una moda de estética refinada. 



Un análisis más cercano de ambos estilos revela la naturaleza de sus diferencias en cuanto a la moda y sus semejanzas inherentes. El estilo gótico, que fue introducido en el programa de Hanamaru Café como "el estilo preferido de los aristócratas europeos de la edad media," tiene connotaciones oscuras y misteriosas que los góticos occidentales también se han apropiado. Mientras que estilo del lolita, descrito como "usando los volantes y encajes, como una princesa," tiene la implicación de “ser como una muñeca” o como lo dijo una de las presentadoras, "parece como algo que una princesa usaría, una muñeca francesa." El gótico es misterioso, incómodo, y cronológicamente fuera de la cultura predominante, mientras que el lolita es más brillante e infantil, pero alejado de esa misma cultura en un plano realista y humanístico. Juntos, representan dos formas separadas de escapismo [amanerado] a través de la moda. Ambas vertientes son compatibles uno con la otra con su promesa combinada de escapismo, y no están tan lejanas y separadas una de otra, como los programas y las revistas las definen. 

Debido a que los estilos son tan similares, no es raro aparezcan mezclados de manera frecuente, de allí el término gothic lolita. Los fans, cuyas fotografías pueden encontrarse en cualquier espacio dedicado al estilo, mezclarán ambos estilos con tanta frecuencia como los separarán. Y al igual que mezclan vestuario, también mezclarán “ideologías” e influencias. Una joven, envuelta en el vestido negro de un gótico, se definió a si misma como "un vampiro femenino," indicando que su interés en el estilo se basó en el "poder sentir que había vuelto a casa [la Europa medieval ]." Y de hecho, ella estaba vestida con un vestido largo de la seda negra, evocando el traje aristocrático medieval. Su identidad parecía basarse en el hecho de que ella usaba el color negro y el vestido largo asociados al aspecto gótico del estilo. Su compañera, "una lolita del estilo del ángel", estaba vestida totalmente de blanco, acentuando la diferencia entre las dos. 


Sin embargo con todo lo que el gothic lolita dice haber tomado de la moda medieval, sigue teniendo muchos elementos modernos japoneses en sus trajes. Por ejemplo, en el caso citado, ella usaba zapatos grandes de plataforma, y su tocado nada tenía que ver con sus contrapartes medievales. El tocado, de hecho, son una adición japonesa a la industria de la moda, y con toda certeza uno de los artículos más populares de la Gothic & Lolita Bible. El efecto total de estos elementos es crear algo que, en el primer vistazo, parece tener poca semejanza con la ropa que los góticos insisten en copiar. 

Así, aunque el gothic lolita se define a menudo como "oyoufuku," es de hecho algo innegablemente japonés. Esta tendencia ha sido reconocida ya Meech-Pekarik, que indicó que un diseñador de modas durante el período Meiji de adopción occidental del estilo "transformó todo lo que copiaba en algo distintivamente japonés" (2). Como experimento, pedí a adolescentes norteamericanas no vinculadas con el gothic lolita que me diesen sus impresiones sobre el estilo, y todas excepto una afirmaron que nunca habían visto algo similar. La otra simplemente dijo que "vivió en Florida; y hay muchos asiáticos por allí." 

De esta forma, el góthic lolita tiene influencias originales en fuentes occidentales, pero el resultado final es un estilo y un concepto que es en sí mismo totalmente japonés
. Cuando un japonés [hombre o mujer] dice "oyoufuku," realmente están diciendo "hen na kakkou," utilizado para referirse a cualquier cosa que no cabe dentro de la cultura popular japonesa (3). Incluso la naturaleza del radicalismo del gothic lolita es diferente de la de los Estados Unidos, en donde la idea de vestir diferente a los cánones impuestos por la cultura popular aparece como un modo de individualización. En contraste, las lolitas hacen esto en grupos que se mimetizan con la cultura popular japonesa. En este sentido, vestir como una lolita es una forma de afirmar su individualidad por lo que se refiere a la cultura japonesa en general, mientras que a la par desarrolla los mismos sistemas de relaciones interpersonales de consumo que lo identifican como un japonés por naturaleza.Identidad e ideología del Lolita 

La posición marginal que el lolita ocupa es fundamentalmente japonesa, pero lo extranjero por su propia definición, pasa a ser importante cuando se mira en el contexto de la ideología e identidad del gothic lolita. La identidad es en gran parte la de una muñeca, como se ha reconocido en televisión y en la Gothic & Lolita Bible. Sin embargo, los medios no se detienen simplemente en animar a las jóvenes a que sean como las muñecas, sino agregan el elemento del sacrificio que se asocia tradicionalmente a las muñecas en Japón. De esta forma, las jóvenes que se visten “como muñecas” [gothic lolita] se convierten en mártires de la inocencia infantil y la libertad en una sociedad que sistemáticamente reprime la identidad individual femenina. A través de sus ropas, ellas se integran de manera firme en la sociedad japonesa, pero también quedan distanciadas al rechazar los sacrificios individulaes que conlleva el “amae” que acompañan la transición femenina de la niñez a la maternidad en Japón. 


El ejemplo más claro de la conjunción entre gótico, lolita y las muñecas se presenta en la forma de un poema introductorio en el tercer número de la Gothic & lolita Bible . En el poema, apropiadamente titulado "Muñeca," Novala Takemoto (Nobara Takemoto) identifica el lolita con una muñeca, pero también lo de define de manera implícita como víctima de la sociedad y la presión de formar relaciones de amae

Nací en un horno, yo fui hecho de acero. 
No tengo alma, y estas cosas que llaman a amigos, no las comprendo. 
La gente a que llamo mi padre, mi madre, no las comprendo… 
No emociones. 

Ellos no son importantes para mí, así que un día que me quemé ausente… 
Vagando perdida, dando vuelta aquí y allá, mi pelo de oro me arrastró y quedé atrapada en mi prisión de roca (4) 

De manera inmediata, el ser una muñeca se liga a no tener emociones, pero también evita la obligación de tener vínculos afectivos o sentimientos hacia otros seres humanos. Si, como Doi ha sugerido, la relación principal de “amae” en Japón se establece entre la madre y el niño, este poema ataca directamente el orden social japonés ubicando a la lolita en un estado infantil artificial que la sustrae del ciclo “amae”. En este sentido, la lolita se hace incapaz de realizar el papel de una madre mecanizándose, educándola para ser indiferente al resto de la humanidad. Ella misma se desliga del vínculo “amae” necesario para permitir que su hijo lo tenga también. 




La razón de sustraer a la lolita de la sociedad se fundamenta en la presión que todavía se ejerce en la mujer japonesa para dedicarse totalmente a sus familias. En Japón, "el mundo se estructura de una manera exacta y la función de cada japonés en ese mundo se debe realizar con la misma precisión" (5). Como una respuesta de una sociedad cerrada a la modernización del Japón, la jerarquía social tradicional ha mantenido mucho de su dinámica. Coloca a las mujeres en la esfera tradicional del hogar, y dentro de relaciones donde aceptan amae pero no se les permite expresarlo. Esto es constantemente reforzado al referirse a las mujeres como "la buena esposa de Tokio," a la que todo conduce a ser responsable de dar apoyo y cuidado incondicional a sus maridos y suegras, y a quién obviamente se le califica de manera negativa si muestra algún tipo de resentimiento hacia esta forma de vida. La "prisión rocosa" de la cual Takemoto habla es en este contexto, la sociedad. El pelo largo de las lolita es símbolo de su feminidad e identidad como hembra que al final le conduce a su trampa. 




Resultan asimismo interesantes las últimas líneas del poema que dicen "pero hasta ese día [en que se enamoren], estas muchachas serán pequeñas como las de los libros de ilustraciones." Esta línea establece que esta forma de independencia sólo puede realizarse en un mundo de fantasía que las aliene de la sociedad, y que esta independencia se romperá cuando las muchachas establezcan los amae necesarios para el amor. Su independencia entonces a través de la naturaleza fantástica del gothic lolita, que “libera” a las jóvenes de la sociedad convirtiéndolas en muñecas. También les da un eje interno; su imaginación permite que aparezcan ante si mismas como muñecas. Y es esta capacidad de permanecer como niña lo esencial para definir el lolita y para enajenarlo de la sociedad japonesa. 

No obstante que este planteamiento resulte egoísta, el poema anterior establece a la identidad egocéntrica del gothic lolita como una identidad orientada al sacrificio. En vez de ser egoísta, la lolita/muñeca se encaja perfectamente en el rol de mártir de la imaginación y la inocencia infantil. En una historia de un artista del gothic lolita bien conocido, como Mitsukazu Mihara, una joven mujer intenta suicidarse y es salvada por una muñeca. La muchacha, quien es hostigada en la escuela, sigue soñando con ángeles que ayudan a la gente en la necesidad. Su profesor le presta atención y ayuda, y consecuentemente ella comienza a asociarlo con los ángeles, en vista de que él es su salvador. Mientras tanto, una muñeca (6) ha caído en las manos de un hombre celoso, que la tortura en sustitución de una mujer que le dejó. Ella sueña también con ser rescatada por un ángel, y el primer panel del comic comienza con ambas mirando la misma pintura de un ángel y pensando los "ángeles tienen que existir." 


La muchacha pierde más adelante la fe en su profesor cuando él, hecho frente al hecho y la vergüenza de tener un salón de clase ingobernable, niega que ella haya sido hostigada. Ella va a casa y salta desde la ventana de su dormitorio, sólo para darse cuenta en mitad de la caída de que ella no desea morir. Olive [la muñeca] pasa justo en ese momento y observa su caída. La atrapa y la salva, satisfaciendo su deseo. Mientras tanto la muchacha daña a Olive más allá de lo que es posible reparar y le mata con eficacia, satisfaciendo así el deseo de Olive. Las dos, momentos antes de que la muñeca muera, tienen una imagen de ambas como ángeles. 

Esta historia ubica a la muñeca, y al gothic lolita por asociación, en una posición de mártir. Primero la muñeca sufrió la ira y las demandas de su pareja masculina, y más adelante se sacrifica nuevamente para salvar la joven. Esto puede interpretarse como un sacrifico hacia la sociedad paralelo al papel del gothic lolita. Ambos aceptan la ira de la sociedad hacia su identidad como muñecas, en el caso de la muñeca esta es abusada físicamente y las gothic lolitas son abusados o criticados verbalmente por elegir un vestuario que los liga a las muñecas (7). De hecho, las gothic lolita se atribuyen la misión de ser "mártires de la belleza" en una "lucha contra todos aquellos que carecen de la energía para ver sus sueños." El estilo de la ropa también se compara al de un judío ortodoxo, ya que cumple la función de otorgarle identidad como objeto religioso ( . En el extremo, ambos aceptan el abuso para mantener intactas las fantasías de su niñez y su energía imaginativa. En el caso de la historia, le permite vivir a un individuo que habría muerto por la presión social. Es decir las gothic lolitas mantienen la individualidad a través de su vestido, y la individualidad está en oposición directa a los principios de la sociedad japonesa (9). 

Sin embargo el radicalismo del gothic lolita, debe ser contextualizarse en el sentido de que están oponiéndose a su sociedad dentro un esquema que involucra una de las expresiones más evidentes de la identidad japonesa, como son el consumismo y la identidad de grupo. Su movilización descansa en la identidad que asumen cuando usan ropas de muñeca y actúan en verdad sacrificándose a la imaginación. Sin embargo, es este extremo el que les permite que se opongan a su cultura. 

Cuando Kelsky cita a Nonini y Ong y Appadurai en Mujeres en el Borde, ella esencialmente capta la naturaleza de la resistencia del gothic lolita. "Imaginarios inspirados por el consumo masivo, fantasías de otros lugares… que se disciplinan para seguir soportando una visión hegemónica de la verdad, o para minarla… para jugar con diversos fragmentos culturales de una manera que les permita pasar de un discurso a otro sin consecuencias, experimentando con formas alternas de identificación, en continua dinámica, o evadiendo formas impuestas de identificación." "La imaginación es hoy una plataforma para la acción y no solamente para la fuga" (10) 

Este forma de desafío de la forma es la única apropiada para el lolita, que demanda ser occidental, sus extranjerismo, pero al mismo tiempo realizar su "occidentalización" a través de los patrones japoneses de consumo e interacciones sociales
Incluso en el uso del discurso cortés, que afecta un aire de auto humillación en el discurso japonés, que es incluso muy valorado fuera del contexto social tradicional. Sin embargo, las Lolitas lo utilizan porque consideran [que se oye] bonito, no porque connote cualquier sensación de humildad. Esto encaja perfectamente en su rol como "mártires de la belleza." Dejando esto a un lado, Takemoto observa en otro poema que el lolita es ridiculizado porque "ella actúa demasiado bien la parte de un shoujo, y entonces es agredida a gritos por no ser parte de la sociedad" (11). Es esta sobre aceptación fantástica de la cultura del shoujo, que espera que las muchachas sean infantiles, junto con la demanda que las muchachas sean intrínsecamente extranjeras, lo que crea la resistencia del gothic lolita. 

Aún ahora, mientras que Kelsky también precisa, las "experiencias cosmopolitas tienen la capacidad de reforzar las relaciones de poder que parecen minar" (12). Aunque las jóvenes están desafiando de manera momentánea su rol de madres, todavía hay un aspecto altamente socializado en su estilo, y una inclinación hacia la conformidad en el agrupamiento al que tiende el gothic lolita. Asimismo, la excesiva importancia de la ropa limita la identidad del lolita como muñeca exenta de relaciones “amae”. Es la ropa, no el lolita, que se ha convertido en el verdadero símbolo de la inocencia y de la imaginación, mientras que la muchacha actúa simplemente como un cuerpo para la ropa. Dado que el vestirse en Japón se ha tradicionalmente ligado a la voluntad de quien lo hace como una forma de vincularse energías superiores a la humanidad (13), es fácil ver hacia donde podría derivar este concepto. De hecho, se esperaba que las ropas de las muñecas de Oshira-sama absorbieran los elementos contaminados de las casas que las guardaron, tal como el gothic lolita está absorbiendo la contaminación de las presiones sociales (14). En este contexto, las ropas son los mártires verdaderos para la sociedad y los símbolos de la imaginación y del individualismo, mientras que las muchachas hacen simplemente de promotoras del shoujo en cuanto al culto hacia el vestuario. Están muy lejos de solucionar las enfermedades sociales contra las que dicen rebelarse, pues se absuelven de su responsabilidad en la problemática social a través de su ropa y su mundo de fantasía occidental. 

Métodos de movilización: Kamikaze y Gothic Lolita 

El Gothic Lolita está aceptando otro aspecto de la cultura japonesa junto con la ropa, estén o no enterados. La movilización del populacho japonés bajo la idea central de un culto para la protección espiritual de la sociedad, y específicamente las hembras de la sociedad, no es de ninguna manera un concepto nuevo. Al igual que no lo es la tradición de ligar belleza y el martirio, como lo hacen las gothic lolitas cuando eligieron morir por la belleza. Ideologías y tácticas similares de movilización se han utilizado antes para subyugar a la población en el culto al emperador, y un ejemplo de ello es el martirio de los pilotos kamikaze. 



Ohnuki-Tierney, al explorar la movilización de la población por el estado, observó que las técnicas más importantes eran el uso de canciones occidentales adoptadas y libros de contenido patriótico en la escuela. Como cité previamente, el gothic lolita mantiene fuertes vínculos con la música vis kei, que es una adaptación moderna del rock glam occidental. De hecho, es muy socorrido por las marcas de ropa en la Gothic & Lolita Bible el emplear celebridades del vis kei como gurús y modelos, y uno de los diseñadores más influyentes de ropa es también uno de los más conocidos músicos visuales en la industria actual. Cuando uno pregunta a quien admira la mayoría, la Gothic & Lolita coincide en nombrar a este ídolo del rock japonés. 

En cuanto al uso de libros de texto, la Gothic & Lolita Bible adquiere la forma de un manual instructivo para el lolita. En ella se encuentran no sólo los más nuevos estilos de la ropa y de accesorios góticos, sino que en ella la lolita también recibe lecciones de cómo hablar, actuar, y realizarse sobre una base diaria de compartimiento. El estilo es evocador de la instrucción preescolar que el hijo de Allison recibió, donde de él se esperaba que siguiera un esquema definido y riguroso de comportamientos y acciones (15). La semejanza llega incluso al horario rígidamente establecido para el verano, que es evocadora del horario del modelo gótico y del lolita en la Gothic & Lolita Bible.

Pero las semejanzas entre los movimientos están presentes en un nivel ideológico también, que nos lleva de nuevo a la Segunda Guerra Mundial y el objetivo de, "que el Estado debe favorecer el nivel emotivo y estético a la gente en un esfuerzo por persuadirla luchar y morir por el emperador". El movimiento gothic lolita se funda en la belleza estética de la ropa, y en la perpetuación de esa belleza con el lenguaje y los manierismos del gothic lolita. Al mismo tiempo el movimiento se funda en las emociones de la fantasía y el deseo de perpetuar la energía e inocencia imaginativas de la niñez. Y, finalmente, definen a las muchachas como mártires religiosas por su ropa, ligando directamente las ropas a la persona religiosa del emperador. El movimiento entero, que supone una vuelta a la Europa medieval, realmente tiene sus raíces en las tradiciones de la sociedad japonesa.

Si las muchachas están enteradas de su posición como mártires señalados para cualquiera al oeste del este son discutibles, pues es imposible determinar con certeza el grado al cual cualquier ideología es seguida por sus adherentes. Sin embargo, simplemente siguiendo por seguir el estilo, las muchachas se están oponiendo valores sociales tradicionales, y están aceptando así por lo menos una parte de la ideología.

Aunque puedan demandar ser más occidentales, el hecho es que están actuando de una manera estereotipada y tanto como la sociedad japonesa se los permite


Este el es link del text original que está en inglés.
http://www.lerman.biz/asagao/gothic_lolita/research4.html

You Might Also Like

0 comments

Handmade & Products